bruxismo

¿Sufres bruxismo? Podría afectar a tu salud auditiva

Todas las personas hemos pasado alguna vez por épocas de mayor estrés, ya sea por trabajo o por nuestro ritmo de vida a veces frenético. Como consecuencia, son muchas las personas que cargan toda esa tensión en su mandíbula, provocando lo que se conoce como bruxismo, un trastorno psicosomático que lleva a rechinar o apretar los dientes de manera involuntaria. ¿Lo sufres o lo has sufrido en alguna ocasión?, ¿sabías que bruxismo y salud auditiva están muy relacionados? Toma nota de cómo esta afección puede afectar a tu audición y cómo prevenirla de forma controlada.

Síntomas del bruxismo

Si el bruxismo aparece por la noche, difícilmente lo podremos controlar de forma consciente o darnos cuenta de que estamos rechinando los dientes o apretando la mandíbula en ese momento. Sin embargo, hay algunos síntomas que nos indican que podemos sufrir bruxismo. Cuando apretamos mucho los dientes, sin darnos cuenta contraemos con mucha fuerza los músculos que empleamos en la masticación. De ahí, que aparezcan ciertos síntomas, como:

  • Dolor y ruidos en la mandíbula, especialmente a primera hora de la mañana, cuando el bruxismo se produce por la noche.
  • Contracturas en la musculatura de la masticación.
  • Dolor en zonas cercanas a la mandíbula, como pueden ser los oídos o la cabeza (migrañas).
  • Mayor sensibilidad dental, fracturas y en algunos casos, desgaste del esmalte al rechinar con mucha intensidad.

Además de estos síntomas físicos más evidentes, el bruxismo puede dar lugar a otros síntomas que a largo plazo, pueden afectar a nuestra calidad de vida. Uno de ellos es el dolor de oídos, una de las primeras molestias que pueden aparecer como consecuencia del bruxismo. Esto es debido a que las estructuras de la articulación de la mandíbula se encuentran muy próximas al conducto auditivo externo. Por ello, aparece este dolor irradiado que puede dar lugar a otras patologías o problemas de audición.

Bruxismo y salud auditiva

El insomnio, los dolores de cabeza frecuentes, dolor de cuello y contracturas en la espalda, sensibilidad en los dientes cuando tomas alimentos muy calientes y muy fríos, trastornos alimentarios, estrés, mayor nerviosismo, etc. El bruxismo puede afectarte en muchos aspectos, por lo que si crees que sufres este problema por las noches, es importante que acudas a un médico especialista para realizarte un completo diagnóstico.

Especialmente si tienes dolor de oídos como consecuencia del bruxismo, deberías acudir cuanto antes a un médico especialista o a un audioprotesista. En GAES contamos con un equipo de sanitarios especializados en el cuidado integral de tu audición, y en darte las ayudas auditivas personalizadas para prevenir que el bruxismo afecte a tus oídos.

De no tratarlo o detectarlo a tiempo, es posible que el dolor de oídos derive en otras patologías, como los acúfenos o el tinnitus. Esto se produce porque el oído y su estructura se relacionan con la mandíbula tanto por compartir algunos músculos como por conectarse a través de las vías neurológicas. Cuando rechinamos los dientes y apretamos la mandíbula por el bruxismo, pueden aparecer los zumbidos y pitidos en los oídos, así como la sensación de tener los oídos tapados y otras molestias auditivas.

Consejos para prevenir el bruxismo

Muchos pacientes, de hecho, sufren de zumbidos en los oídos presentan una enfermedad en la articulación témporo mandibular (ATM) en las articulaciones y tejidos de la mandíbula. ¿Cómo aliviar los síntomas entonces?, ¿podemos hacer algo para prevenir las molestias en el oído provocadas por esta afección? Toma nota de estos consejos y, si tienes dudas, acude a uno de nuestros centros auditivos GAES. Tu audioprotesista te realizará todas las pruebas pertinentes y te dará los mejores consejos para tu caso.

  • Hay ejercicios para aliviar la tensión mandibular que tienen como objetivo paliar los acúfenos.
  • Intenta reducir las situaciones de estrés en tu día a día.
  • Realiza ejercicio físico a diario; esto te ayudará a liberar tensiones y a relajarte.
  • Revisa tu audición de manera periódica para prevenir los síntomas de los acúfenos, o zumbidos en el oído.

En definitiva, si la mandíbula no está bien alineada o si se ejerce una tensión mandibular por los hábitos de apretar los dientes, el acúfeno aparecerá. Es lo que se conoce con el síndrome de la articulación témporomandibular. Si crees que padeces bruxismo, es recomendable tomar una serie de medidas para minimizar sus consecuencias y tratarlo.

¡No dejes que el estrés, y el bruxismo, afecte a tus oídos!

Deja un comentario

La dirección de email y el teléfono no serán publicados.

20 + diez =