Hipoacusia bilateral. Qué es, cuáles son sus causas

¿Qué es la hipoacusia bilateral?

La hipoacusia bilateral consiste en una incapacidad para detectar sonidos en ambos oídos, bien sea parcial o totalmente. Tal y como indica el nombre de esta condición, y a diferencia de la hipoacusia unilateral, afecta siempre a los dos oídos.

Hay varios niveles de gravedad de este tipo de pérdida auditiva, las cuales deberán ser siempre diagnosticadas por un audioprotesista. Pero, antes que esto, ¿qué entendemos cuando hablamos de la hipoacusia? Podemos definirla como una alteración auditiva o trastorno sensorial que consiste en la incapacidad de percibir sonidos. Recordemos que la pérdida de audición es mucho más frecuente en personas mayores de 65 años; en este caso, hablamos de presbiacusia o pérdida auditiva provocada por la edad.

En el caso de aparecer en personas más jóvenes, la hipoacusia todavía hoy supone una barrera social en muchos aspectos, debido a que el uso de audífonos está asociado al envejeciemiento. Estos efectos sociales, y personales, son todavía más graves cuando se produce una hipoacusia bilateral, pues la pérdida de audición se produce en ambos oídos, y la persona afectada tiene mayores dificultades para integrarse y superar las barreras existentes.

La gravedad de la hipoacusia varia según diferentes factores destacados como la localización en concreto de la lesión, cuándo se produce y la intensidad de la perdida de audición. A continuación vamos a repasar las diversas causas, síntomas y tratamientos que existen para la hipoacusia bilateral.

Tipos de hipoacusia bilateral

Dependiendo de la localización específica de la lesión, puede ser una hipoacusia conductiva (de transmisión) o neurosensorial (de percepción). En el primero de estos casos se ve afectado el oído en términos mecánicos, particularmente en el oído medio y externo. Esto viene a raíz de patologías en este área del oído, con problemas como traumatismos, tímpano esclerosis, otoesclerosis estapedial o deformaciones congénitas.

En la hipoacusia neurosensorial se ve afectado el oído interno, concretamente el nervio auditivo que conduce el sonido hasta el cerebro. A veces pueden coincidir los dos tipos de hipoacusia, afectando a las tres partes del oído, aveces súbitamente y otras de manera progresiva. Ambos tipos de hipoacusia pueden tener lugar tanto en la hipoacusia bilateral como unilateral.

Las consecuencias de la hipoacusia bilateral también varían según si aparece antes de aprender a hablar, en fase prelocutiva; si surge mientras se está aprendiendo a hablar, en fase perilocutiva; o después de haber aprendido a hablar, en fase postlocutiva.

La hipoacusia bilateral puede aparecer en diferentes etapas de la vida, y la causa suele variar según cuándo tiene lugar. Si la condición se formase en la época prenatal, es probable que se debiese a un problema genético, aunque también existe la posibilidad de que fuese adquirido. En este caso podría ser por bacterias o infecciones, sustancias ototóxicas o la patología materna gestacional.

Las deformaciones en los propios huesos del oído (osículos) son otra clara causa de la hipoacusia bilateral; esto significa que los sonidos no son conducidos de la manera ideal. También se relaciona con ésto el que el tímpano no vibre apropiadamente en respuesta al sonido.

Causas de la hipoacusia bilateral

Entre otras causas comunes de la hipoacusia bilateral a nivel postnatal incluyen las siguientes posibilidades:

  • La acumulación excesiva de cera en el oído, con una especial referencia al conducto auditivo externo.
  • Las infecciones auditivas. En particular porque como consecuencia de éstas puede quedar restos de líquido en el oído, causando daños que llevan a la hipacusia.
  • Daños sufridos en los osículos.
  • Objetos externos que quedan atascados en el oído, en el conducto auditivo externo.
  • Cicatrices o agujeros en el tímpano.

Como en todos los aspectos que afectan a la salud, la prevención vuelve a ser de nuevo el mejor tratamiento posible para la hipoacusia bilateral. Esto significa, realizarnos revisiones auditivas periódicas -especialmente, a partir de los 50 años de edad-, aprender a mantener una buena higiene auditiva, evitar focos de infección como lugares con mucha humedad acumulada, corrientes de aire frío, etc.

A partir de ahí, es fundamental contactar con un médico especialista en salud auditiva ante cualquier leve síntoma de pérdida auditiva. Él será quien descarte la presencia de posibles taponamientos o infecciones, y quien te remita a un centro auditivo donde un audioprotesista pueda realizarte las pruebas pertienentes para averiguar si padeces hipoacusia, ya sea hipoacusia bilateral o de cualquier otro tipo.

En GAES estamos cerca de ti, para asesorarte en todo lo que necesites y darte los mejores consejos sobre salud auditiva. Puedes pedir aquí tu cita, para una REVISIÓN AUDITIVA GRATIS, y para que un audioprotesista te indique si necesitas una solución auditiva para volver a oír bien y prevenir una posible hipoacusia. Disponemos de una extensa red de centros en Valencia y Castellón.

Deja un comentario

La dirección de email y el teléfono no serán publicados.

4 × 5 =